El deporte de la disconformidad

Creo que en alguna parte de la historia, cualquiera sea de la actividad que hablemos, tiene una tendencia a convertirse en un “trabajo” siempre que tenga periodicidad y obligatoriedad, y utilizo comillas porque pareciera que dicha palabra tuviera alguna connotación negativa, cuando en realidad no estoy de acuerdo que así sea.

Disconformidad

Cuantas veces hemos soñado en tener trabajos ideales, haciendo referencia a utopías que solo en nuestras mentes existen y que luego de un tiempo dejamos morir en el olvido conformándonos y cobijándonos en la tibia manta de la “regularidad” y “estabilidad” que la rutina suele darnos solo en nuestras mentes?

Y digo “solo en nuestras mentes”, porque tarde o temprano caemos en la cuenta que nada es para siempre y por mas seguros que intentemos o pensemos estar, no está a nuestro alcance poder manejar algo de tal magnitud, convirtiéndose así en un mero estado mental mas, inanimado e inexistente.

De esto me surgen 2 cuestiones.

¿Porque abrazamos con fuerza la comodidad de la rutina, cuando en muchos casos la repudiamos y hasta incluso la criticamos?

¿Por qué si estamos disconformes con algo, no somos nosotros mismos los generadores de un cambio?

Toda acción genera una reacción y todo cambio posee siempre un grado de riesgo que una persona debe asumir. El miedo, en forma directa o indirecta, termina entrando en escena echando hielo a las acciones que desearíamos emprender, pero es aquí donde creo que se genera el conflicto interno entre decidir tomar acción (con el riesgo que esto implica) o simplemente ser un espectador mas.

Como en todo, siempre existen los grises y si es la inacción el camino que decidimos tomar, empezamos a practicar el deporte de la disconformidad, transformándonos en el autentico “me quejo por todo” y “no haga nada para que eso cambie”.

No nos sentemos en la cómoda silla de la queja y disconformidad esperando que las soluciones caigan del cielo. Vayamos tras ellas y aprendamos de nuestros errores! El fracaso es solo otro paso mas, antes de alcanzar el éxito.

Un pensamiento en “El deporte de la disconformidad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *